• Sala Redacción

En playa de cartagena, turistas tendrán que reservar para poder entrar al mar

El anuncio lo hizo el alcalde de Cartagena, William Dau, que inauguró este jueves la reapertura de Playa Azul La Boquilla dándose un chapuzón en el mar.



La playa completaba seis meses de cierre y fue por eso que el alcalde se puso pantaloneta y se metió al mar, acción que mostró como una invitación para que residentes y turistas vayan a disfrutar con sus familias.


Eso sí, el alcalde William Dau anunció que antes del ingreso a Playa Azul se debe cumplir con varios protocolos, pues el personal encargado dispuso de medidas de bioseguridad para prevenir la propagación de la COVID-19.


Entre esas medidas, según explicó la Secretaría del Interior de Cartagena, se destacan el de hacer un control de ingreso, destinar una zona que sirve como enlace, otro espacio para el reposo, así como una zona exclusiva para bañistas.


En varias fotos que publicó esa dependencia se observa que los parasoles están adecuados con sillas para seis personas, y que cada uno de esos espacios está encerrado con lazos.




En cuanto a los requisitos de ingreso a la playa, la secretaría anunció que primero se debe hacer una reserva a través de la página web (que por cierto ha presentado fallas), y que este proceso no tiene costo porque es gratuito.


El diario El Universal dijo que la administración sigue trabajando con los comerciantes para unificar un listado de precios, ya que antes de la pandemia hubo bastantes quejas de turistas que aseguraban que avivatos ‘les daban en la cabeza’ con los costos de los productos.


“Hacer la reserva y conseguir el módulo es totalmente gratuito. Quien quiera alquilar sillas y parasoles puede adquirirlas con un precio cómodo de 17 mil pesos y es un precio estándar. Se está trabajando una lista unificada de precios para todos los vendedores para evitar los abusos”, expresó Dau en el medio cartagenero.

Pero el diario local informó que el alquiler del módulo, las seis sillas y el parasol tendrían “un valor de 40.000 pesos” que se deben pagar en efectivo, antes del ingreso a la playa.



Finalmente, la administración distrital hizo una serie de recomendaciones para los visitantes, pues no podrán ingresar alimentos ni bebidas, solo se permitirán grupos familiares de máximo seis personas, y las reservas serán por no más de cuatro horas, en turnos de mañana y tarde.

9 vistas